la desposesión del paraguas

para aguas

la idea y la posesión de este artilugio
es algo irónico y recurrente en mi vida

sé dónde puedo comprarlo
sé que no me durará mucho
y seguramente se rompa, al mínimo roce con el viento
pero con mi precaria adquisición
me refugiaré (vagamente) de las inclemencias

lo perderé/ lo olvidaré
muy probablemente me lo roben
y será de color oscuro, como el de todos

si sobrevive al embate del tiempo y a mi desmemoria
yacerá en algún rincón oscuro de mi habitación
por semanas y semanas
como una posesión talismánica, y lo miraré sin verlo
cuando esté pensando en algo,
cuando afuera haga un sol radiante
se convertirá en mofa,
cuando esté en la cama con alguien, él entonces me mirará
con sonrisa picarona, recordándome
que por muy roto que siga, también funciono
de septiembre en septiembre

se protegerán conmigo de la lluvia ligera,
me colgarán de algún rincón oscuro de su memoria,
se olvidarán de mí cuando haga sol
y me mirarán con sonrisa picarona
cuando yo los vea retozar en aquella cama
donde tantas noches ha sido solitaria mecedora
de sueños imposibles
y ahora, flota con sus cuerpos
por encima de la realidad

miro por la ventana, hoy llueve
y salgo con mi paraguas defectuoso
rezando para que el primer golpe de aire no lo parta en dos
pero feliz, precariamente feliz,
por hacer uso de mi paraguas indistinto,
como tantos otros miles de sonrientes paraguas
que felices, recorren las calles
cuando la lluvia hace acto de presencia

y sí, te bautizo
mi querido y precario amigo
artilugio semi-inservible
hoy te pongo de nombre…
inseguridad

Alex [a-m]*

*publicado en MexBcn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *