Me han dicho que en el Raval
es donde beben ahora los bohemios
me han dicho que los hipsters
abren peluquerías de moda
pero que aún huele a meado
en muchas de sus calles.
Seguir leyendo