Con orgullo

Los disidentes

En aquella pequeña república, postsoviética, aún no había caído el muro, se alzaban puños al aire y ondeaba con orgullo la bandera de la hoz y el martillo. Allí todo era orden y disciplina, todo tenía que ser como el comandante ordenara. Comunistas, muy mucho, grandes veedores de épicas batallas, tertulianos y sabedores de todo lo que acontecía a su al rededor.

El pueblo aclamaba a su líder, cuando paseaba con su flamante tractor, signo de distinción y progreso. Unidos a la tierra, al sudor de la frente y al trabajo duro. La estampa era completa: mujer obediente y dos sobresalientes hijos, lo mejor de lo mejor de la campiña. Orgullosos de esa nación, se hacían fotografías conmemorativas, reuniones de camaradas y otros idilios sociales, todo era paz y orden.

Pero sobre aquella pequeña e idílica república planeaba una sombra, un viento frío, que penetraba en los ideales de los republicanos avezados. Había gente, de extramuros, que planteaba ideas diferentes. Hablaban con respeto, defendían la libertad de expresión y cada uno tenía su propia voz… Disidentes envenenando las mentes puras y naïve de ese gran/pequeño país. Seguir leyendo “Con orgullo”

cielo

campos de trigo

aquí, aún no se agosta la primavera
a pesar del envite sudoroso veraniego.
las cosechas serán buenas este año..
pero el cielo, esté magnífico cielo, Seguir leyendo “cielo”