Sergio Ingravalle 

llevo demasiado tiempo
huyéndome, escondiéndome
llevo las cicatrices y mis costuras
abiertas (comisuras del infierno)
no sé dónde descansar
donde soñar de nuevo
en qué piernas buscarte
en qué labios encontrarte
en qué casino apostarlo todo
todo, por ti 

y aquí sigo, sin nada
con el peso de los días perdidos
los pasos cansados
esperando el ocaso perfecto
apostándolo todo,
a la máquina perfecta de soñar
a la ternura de tu cuerpo

ya no te encuentro, deseo
ya no me veo, día
ya no sueño, despierto..

y será la madurez
o la inmadurez de crecer
de constantemente
recortarme las alas
para no chocar contra el mundo
será la idiotez de querer pertenecer
que no pertenezco..
será el reflejo que ya no refleja
el cántaro de ir tanto a la fuente
el eco, de lo que no tiene eco…

[a-m]